LIQUID MEMORIES. El asesino del agua

La investigación sobre un asesino en serie, un autor de tebeos y una chica con amnesia, confluyen en un Londres plagado de agua y muerte

Un informativo recuerda una noticia sobre unos asesinatos en Londres de hace un año, y que el asesino o asesina sigue todavía libre, saltando posteriormente a un crimen en una exposición marina.

Conoceremos al detective Kolt, encargado de la investigación, a Ethan Wood, un autor de tebeos con problemas de sueño, y seremos testigos de una conversación entre una psicóloga y un joven, en la que se deja entrever un proyecto que llevan entre manos.

Vuelven las investigaciones y descubrimientos, tanto por parte de la policía, habiendo más crímenes y recopilación de pruebas, como por Ethan y Alice, buscando pistas sobre tratamientos médicos personales pautados por su psicóloga, también Erik continua su investigación en los laboratorios de su gran empresa, sobre como un tipo de medicamento puede llegar a controlar la mente.

Poco a poco se van descubriendo más tramas, ya sean personales como por intereses propios, pero siempre con una finalidad, acabar lo que se comenzó, ya sea atrapar al asesino en serie, descubrir un secreto familiar oculto o cómo funciona el componente secreto del medicamento.

Cerrándose el caso, cada uno de los protagonistas debe pasar página, continuar con sus vidas y trabajos, tratando de olvidar todo lo sucedido en esos días, aunque se quede ese poso de tristeza y malestar.

OPINIÓN

En el guion tenemos Fidel De Tovar, con obras como Arashiyama o Talli, nos deja un relato mezcla de varios géneros, entre el terror, thriller, drama y noir, algo que podría parecernos raro o extraño, pero que lo realiza con mucha solvencia, manteniendo esa intriga necesaria para atraparnos y que ninguno de esos géneros nos parezca forzado. Una narración coral con varios y diferentes protagonistas, todos ellos con sus pasados, que se van explicando a medida que avanza la historia, hasta ese final sorprendente.

Al dibujo Daniel Bermúdez, colaborando con Fidel en Arashiyama y El Tiempo de los Tres, con una estética manga, recordándonos en muchos momentos al maestro Urasawa, maneja una narrativa casi perfecta y las perspectivas siempre están en el lugar correcto y adecuado, situándonos siempre en el punto justo. Resaltar el manejo de las expresiones, que dota a los personajes de vida y unido a un nivel de detalle en las estructuras y recintos, hace de esta obra un imperdible.

En definitiva, que aun llegando tarde a la lectura de esta obra, la he disfrutado como pocas, una unión perfecta de guion y dibujo, de esas que cuando las terminas agradeces que existan los tebeos, y si encima te dejan con ganas de más, pues no se puede pedir mucho… Bueno sí, que por favor no dejen de publicar tebeos.

Todo ello unido a unas páginas finales dando información sobre los parajes que salen y se visitan en la obra, unos códigos QR para que podamos escuchar el listado musical personal de cada personaje y unas páginas finales a modo de escena post-créditos, pues poco más que añadir para que corráis a vuestra librería y os hagáis con un ejemplar.

EDICIÓN

Publica Norma Editorial de su publicación original, en formato kanzenban recopilando los dos tankobon anteriores, a un tamaño de 14,8x21cms, en B/N con algunas páginas a Color, con 460pags y un precio de 16,95€

Dejamos parte de los extras:

Deja una respuesta

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s